digitalizacion-documentos

Digitalización certificada de documentos




Con la destrucción certificada nos aseguramos de la fiabilidad de nuestros circuitos de datos.

COMIENCE A APROVECHAR TODAS LAS VENTAJAS DE LA DIGITALIZACIÓN CERTIFICADA, Y DÍGALE ADIÓS AL PAPEL

La digitalización certificada es el procedimiento tecnológico que nos permite transformar documentos en formato papel en documentos electrónicos con el mismo valor que los primeros, asegurando que la imagen digital es fiel e íntegra y que el resultado de la digitalización no puede ser modificado. Esto nos permitirá prescindir de los documentos originales ahorrando los costes asociados a su almacenamiento, gestión y consulta.de facturas. Se trata, por tanto, de un proceso que da valor jurídico a los documentos digitalizados y permite la destrucción de los originales en papel. Este procedimiento tiene su origen y su respaldo legal en la Orden EHA/962/2007 de 10 de abril y en la resolución de 24 de Octubre de 2007 de la AEAT. Asimismo, las Haciendas Forales de Álava, Vizcaya, Guipúzcoa y Navarra, cuentan con sus correspondientes normativas que posibilitan la digitalización de facturas.

NORMATIVA DE DIGITALIZACIÓN CERTIFICADA

“Se entiende por digitalización certificada el proceso tecnológico que permite, mediante la aplicación de técnicas fotoelectrónicas o de escáner, convertir la imagen contenida en un documento en papel en una imagen digital codificada conforme a alguno de los formatos estándares de uso común y con un nivel de resolución que sean admitidos por la Agencia Estatal de Administración Tributaria Los obligados tributarios podrán proceder a la digitalización certificada de las facturas, documentos sustitutivos y de cualesquiera otros documentos que conserven en papel que tengan carácter de originales. […] Los documentos así digitalizados permitirán que el obligado tributario pueda prescindir de los originales en papel” ss

ORDEN EHA/962/2007, de 10 de abril, por la que se desarrollan determinadas disposiciones sobre facturación telemática y conservación electrónica de facturas, contenidas en el Real Decreto 1496/2003, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación